INICIO   ARCHIVO   CONTACTO
04-12-2018
Histórico. El 61º Rally Barcelona-Sitges echa a andar
04-12-2018
Producto: Ford Edge utiliza inteligencia artificial para mejorar el agarre y reducir el consumo
04-12-2018
Clásicos: Aplazado una semana el ANDORRA WINTER RALLY
03-12-2018
Rallyes: Xevi Pons y Calm Competició concluyen una temporada triunfal
03-12-2018
Artículo: Otras versiones sobre la electrificación
01-12-2018
Resistencia: 500 km Alcañiz, emocionante 10º aniversario
29-11-2018
Empresa: Ford revela cómo el big data podría ayudar a hacer las ciudades más seguras
28-11-2018
Empresa: Ford amplía a Colonia sus pruebas de Transit híbrida enchufable

Videos Jas Info Service
Reportaje del Andorra Winter Rally 2016
 
Escoger opción Escoger evento Fotos Síguenos
 
  JAS  

“Jordi Chi”

Definitivamente, 2018 está siendo un año de fallecimientos importantes. Cada año lo es, se suele decir a eso que es ley de vida, pero la cadencia de personalidades del motor que van desapareciendo en los últimos meses es numerosa y tristemente constante. Hoy anunciamos la muerte de Jorge Viñas Panadés, “Jordi Chi” en su época de piloto y copiloto, personalidad que desapareció el pasado viernes día 15, a los 88 años de edad, tras mucho tiempo con una situación de salud más que delicada. Este polifacético hombre del automovilismo catalán fue una figura destacada de este deporte en unos años en los que dicha actividad era menor, pero que precisamente gracias a personas como él pasó a vivir una época de clara efervescencia.

No voy a glosar año por año su tremenda biografía, entre otras cosas porque en realidad no la conozco en su totalidad, sólo poseo la certitud de cuatro pinceladas que muestran su vitalidad a toda prueba.
Jorge Viñas fue un participante asiduo en los 60 y 70, al volante o a la derecha del habitáculo. En mi retina permanecen aquellos estupendos Abarth, primero el 850 TC y luego el imponente Fiat Abarth 1000 con los que fue un habitual en las carreras en cuesta y en las de Montjuïc de primeros de los 70. La de veces que detuve mi actividad en 1980 observando este espectacular vehículo en el almacén-taller de Antonio Zanini en Viladrau, ya que la unidad de la foto fue propiedad de AZ tras cesar en la actividad “Jordi Chi”. El Abarth 1000 estaba allí, en el centro del local, hasta que cierto día desapareció. ¿Qué fue de él? Pues que Antonio lo vendió para reunir dinero con el que financiar su temporada del europeo, aunque esa es otra historia, por supuesto.

Jordi Viñas era un enamorado de los automóviles Abarth, coches con los que ya había corrido a mediados de los 60 y con mucho éxito, alternándose como piloto o copiloto. De Jordi Viñas recuerdo perfectamente la temporada 1973 en la que fue el copiloto de su amigo Ramón ‘Tito’ Serra, a bordo de un Porsche 911 S. Mi ímpetu de adolescente me permitió seguir la carrera de ambos en el Rally Osona de ese año, carrera que ganaron y que les catapultó al título catalán absoluto de 1973. Además, Jorge finalizó cuarto del nacional de copilotos.

Jordi Viñas, persona con un gran don de gentes y de excelentes y amplias relaciones, fue un buen embajador del deporte, presidente entre otros clubes de Peña Motorista 10 por Hora y posteriormente miembro de la Federación Catalana de Automovilismo, entidad que también presidió tras la etapa de Antonio Grifoll. Después de un movido mandato, cedió el testigo a Ernest Font. Posteriormente colaboró con la FEA.

En todo caso, la presidencia en la catalana de Viñas, a primeros de los 80, no fue ni plácida, ni tranquila, ni continuista, cometió algún error pero dinamizó, difundió y modernizó la entidad, redactó unos nuevos estatutos aprovechando los traspasos de competencias del estado a la Generalitat, y se enzarzó en organizar una serie de eventos automovilísticos aprovechando el impacto del mundial de futbol de 1982 y bien que lo consiguió, aunque fuera llevando a cabo acontecimientos singulares e incluso polémicos como un par de competiciones de Stock-Cars en Barcelona y Viladecans, mayoritariamente con pilotos extranjeros, una serie de slaloms en la recta de Montjuïc y un trofeo de karting escolar.

Del ímpetu de Jorge Viñas surgió la celebración en 1986 de una cronoescalada a Montjuïc (de las fuentes de María Cristina al Estadio), para coches y motos, algo impensable hoy en día, que ganó Juan Fernández y su Lola-BMW. Jordi Viñas había impulsado años antes una subida en homenaje a la Rabassada, ocho años después de que la prueba dejara de celebrarse, un magno evento para coches y motos con un montón de figuras en la salida (¡hasta corrió Ángel Nieto!), que tuvo lugar a finales de 1983 y tuvo un éxito considerable.

Siempre recordaré nuestros más y nuestros menos en cuanto al Campeonato Zanini-Racing, siendo ya Viñas presidente de la Federación Catalana. Posiblemente aquel campeonato no era políticamente correcto, pero el éxito de participación básicamente por su accesibilidad y bajos costes lo convertía en todo un fenómeno. Bien es cierto que en 1982 el desgaste tras tres años de presión, entre otras federativa, nos hizo dejarlo.

Hermano de la también desaparecida Núria Viñas, una de las pilotos catalanas más destacadas que fue varias veces Campeona de España y de Cataluña, para mi “Jordi Chi” fue alguien importante ya que hizo avanzar a nuestro deporte. Los tiempos de ahora no son los que le tocó lidiar en su época, pero ahora tampoco hay personas tan entregadas y entusiastas como lo fue el. Descansa en paz “Jordi Chi”.

Josep Autet
Vic, 18 de junio de 2018